miércoles, 24 de julio de 2013

TONI CANTÓ

Antonio Cantó García del Moral es diputado por Valencia del Grupo Unión Progreso y Democracia en la X Legislatura.


Toni Cantó fue elegido para encabezar la candidatura de UPyD por Valencia mediante elecciones internas celebradas el 17 de septiembre de 2011 en la que pudieron votar todos los afiliados de la provincia sin avales ni condiciones. Compitió con otros dos candidatos y fue elegido por un 93,65% de los votos emitidos con una participación del 41%.

Toni Cantó es miembro de 9 comisiones del Congreso: Educación y Deporte, Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Cooperación Internacional para el Desarrollo, Cultura, Igualdad, Peticiones, Seguridad Vial y Movilidad Sostenible, Políticas Integrales de la Discapacidad y Estudio del Problema de las Drogas, en seis de las cuales actúa como portavoz, así como de las subcomisiones de Racionalización Horarios, Conciliación y Corresponsabilidad y de la de Análisis de Problemas Estructurales del Sistema Sanitario.

Toni Cantó ha sido ponente en diez proyectos legislativos sobre materias tan dispares como la lucha contra el dopaje y la salud de los deportistas, ley de costas, medio ambiente, cooperativas agroalimentarias o la cadena alimentaria.

La página web del Congreso recoge que el diputado de UPyD ha realizado una pregunta oral en pleno, nueve preguntas orales al gobierno en Comisión y ochenta y seis preguntas escritas (http://www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/Congreso/Diputados/BusqForm?_piref73_1333155_73_1333154_1333154.next_page=/wc/fichaDiputado?idDiputado=282&idLegislatura=10).

Durante el año 2012 el diputado valenciano fue el primero del Hemiciclo en número de intervenciones, la actividad más genuinamente parlamentaria, con un total de 166 entre el pleno y las diferentes comisiones, seguido, con 144 intervenciones, de Álvaro Anchuelo, también de UPyD y del nacionalista vasco Emilio Olabarría, con 133 parlamentos diferentes, seguido por Rosa Díez, portavoz de UPyD, con 117, Olaia Fernández, del BNG, con 114 e Irene Lozano, también de UPyD, con 111 intervenciones (http://www.publico.es/espana/447995/guerra-y-barreda-los-diputados-mudos-mas-notables-del-psoe).

Toni Cantó, como el resto de diputados de UPyD no falta a su puesto de trabajo en el Congreso, por lo que tiene que ver demasiadas veces la soledad del hemiciclo. El hecho de fotografiarlo y denunciarlo le llevó a soportar que un diputado del PP le dijera "vuelve a la farándula", eso si con una perfecta dicción y sin ánimo de mofa.


Toni Cantó se negó a cobrar la dieta por desplazamiento y residencia que reciben los diputados de otras provincias al tener casa en Madrid (como no le permiten renunciar a ella, la dona a una ONG). También es responsable de la intervención en el Pleno del Congreso que tiene más visionados en youtube de la historia (más de 2.000.000), tan sólo por decir un puñado de verdades. (http://www.youtube.com/watch?v=zOhHEvBqxb0)
  
Nada de esto es noticia, como tampoco lo es que once diputados de la oposición sigan vírgenes en lo que se refiere a la presentación de preguntas escritas al Ejecutivo, algunos de ellos porque por su cargo se dirigen a la bancada azul de viva voz (como Alfredo Pérez Rubalcaba o Elena Valenciano), pero no el resto: Alfonso Guerra, José Antonio Viera y María Isabel Pozuelo (PSOE), Feliu-Joan Guillaumes i Ràfols (CiU), Maite Ariztegui y Onintza Enbeita (Amaiur), Pedro María Azpiazu e Isabel Sánchez (PNV) y Rosana Pérez (BNG).

Por supuesto tampoco es noticia que haya 21 diputados que no hayan presentado una sola iniciativa en lo que va de legislatura. Algunos de ellos con lógica por los cargos que desempeñan (caso del presidente del Gobierno, su vicepresidenta, el presidente del Congreso o los ministros que son diputados). Sin embargo hay otros once diputados ajenos a estos cargos que no se han estrenado todavía. Seis son del PP, cuatro del PSOE y uno de CiU. No hay ninguna explicación aparente para la inactividad de los seis populares, pero menos aún de los cinco opositores. El primero es el de Leopoldo Barreda, que ni siquiera tiene un cargo relevante en una comisión (es portavoz sustituto, ponente de la Ley Orgánica de reforma del CGPJ y vocal de cuatro comisiones). Igual que la veterana socialista María Isabel Pozuelo, seis veces diputada, que no tiene iniciativas con idénticas ocupaciones en la Cámara. Alfonso Guerra, histórico miembro del PSOE y único que ha sido diputado en las diez legislaturas de la democracia, tampoco tiene iniciativa alguna, aunque en su caso sí preside una comisión, y es vocal de otra. El exconsejero andaluz de Empleo José Antonio Viera tampoco tiene iniciativas, a pesar de que sus labores se limitan a ser vocal en dos comisiones y vicepresidente segundo en otra. Su más que previsible próxima imputación por el caso ERE,s quizá justifique que tenga la cabeza en otras cosas, por lo que sus votantes de la provincia de Sevilla por la que salió electo seguro que le disculpan esta falta de actividad pese a los 5.600 € mensuales que cobra. En el caso de Feliu-Joan Guillaumes de CiU, el hecho de que compagine su labor en el Congreso con una concejalía y la portavocía de su grupo político en el Ayuntamiento barcelonés de Mollet d'en Vallés, puede explicarlo, aunque justificarlo tendrá que hacerlo ante sus electores de la provincia de Barcelona.

Ninguno de ellos son noticia, ninguno de ellos incendia tuiter, ninguno de ellos ocupa las redacciones de los medios de comunicación, ni es motivo de pretendida “indignación” de internautas y ciudadanos.

En cambio Toni Cantó vuelve a ser noticia por su actividad en tuiter, no por sus más de 25.000 tuits (Rubalcaba lleva 10.300, Elena Valenciano 1 ó Mª Dolores de Cospedal 1.200), sino por el que escribió en el día de ayer en el que parodiaba la dicción de Mariano Rajoy y criticaba la elección por parte del Presidente del mes agosto para comparecer en el Congreso. Cantó tuiteó "No queríaish comparecencia? Puesh osh la voy a poner el día uno d agoshto,a ver como osh lo montáish con vuestrash familiash".

Las reacciones han sido inmediatas, como en otras ocasiones. En este caso los usuarios le recriminan la poca seriedad de su comentario y el mal gusto de burlarse de un problema de dicción. Toni Cantó rectificó rápidamente su tuit y pidió perdón por su contenido: "Y siento la imitación de antes...la verdad es que no procedía". Evidentemente no es suficiente, como tampoco lo es que la propia Rosa Díez haya dicho que el tuit le parece inapropiado y fuera de lugar, sin más paliativos, ni intento de justificación o descarga. Las hordas siguen clamando por su cabeza y ajusticiamiento en plaza pública.

No es la primera vez, hace apenas cinco meses tuvo otro tropiezo al dar crédito a una información no contrastada y difundir que “la mayoría de denuncias por violencia de género eran falsas”. Aunque se equivocó al exagerar la situación y usar “la mayoría”, en vez de un “muchas”, que no habría sido incorrecto, pidió perdón horas después por haber dado por verdaderos datos sobre un tema tan grave como es la violencia de género, pero la avalancha de reacciones en contra, entre las que se incluyen que le llamen misógino o maltratador un día sí y otro también, ya es histórica.

Sin entrar en la oportunidad, corrección o improcedencia de estos tuits nos debemos preguntar si la reacción suscitada, si la repercusión mediática de los mismos, es proporcional, ponderada, lógica, razonable o hay otras causas que la magnifican.

Y la respuesta no puede ser otra: claro que no lo es. Toni Cantó es el blanco de las iras de una legión de ciudadanos con mala conciencia. Desde los meapilas de la corrección política, que se alarman ante una inocente parodia que aplaudirían a José Mota o al Toni Cantó actor, pero en el Toni Cantó representante público es inapropiada o al menos muy cuestionable, hasta la legión de cibersoldados de otros partidos, pasando por los comandantes que éstos tienen en los medios de comunicación concertados, todos tienen un blanco fácil.

Y hablo de ciudadanos con mala conciencia porque lo que realmente les irrita es tener ahí a uno de los suyos, un ciudadano, al que en su condición de actor el destino patrio le tenía preparado sólo el papel que a los actores les está permitido: el de lectura de comunicados al cierre de manifestaciones contra el gobierno, el de reivindicador de la lucha de clases, de la opresión capitalista o las bondades del régimen cubano, el de firma de los manifiestos del club del entrecejo, el de miembro de plataformas de apoyo a lo que sea, el de animador político de galas de los Goya, o a lo sumo el de opinador tertuliano en algún canal de telebasura.

Toni Cantó está pagando su condición de intruso. Se ha colado en la principal institución del Estado, la sede de la soberanía popular, y se atreve a trabajar, dar ejemplo y rendir cuentas a los 84.277 valencianos que le votaron, a los que no y al resto de los españoles. Toni Cantó ha tenido la osadía de improvisar, cambiar el guión de la película, abrir la ventana e irrumpir con aire fresco. Los mismos que acusan a Rosa Díez de llevar toda su vida en política, de formar parte de la “casta”, acusan a Toni de ser un novato, un bufón del Congreso populista y demagogo, o los centenares de calificativos con que lo intentan atacar, en un escorzo intelectual de incoherencia, porque no califican sus hechos, ni sus palabras, porque lo que cuestionan es su propia presencia. Esa decisión de tomar partido, arremangarse y ponerse a trabajar para cambiar las cosas en vez de criticarlas en la calle, cuando te pone por delante un micrófono un periodista que te pilla de camino entra la SGAE y la clínica Rúber, es intolerable.

No puedo dejar de comparar esta situación, salvando las distancias y corriendo el riesgo de que también me llamen demagogo, con la de Rosa Parks, Victoria Kent y otros muchos pioneros, esos que se salieron del guión y decidieron hacer algo para lo que la sociedad de su tiempo no estaba preparada. Estoy convencido que la incomprensión más dolorosa que sufrió Rosa Parks vino de los negros, no de los blancos, y las críticas más ácidas e hirientes que recibió Victoria lo fueron de mujeres no de hombres. De la misma forma el mayor encarnizamiento contra Toni no procede de la llamada clase política, sino de ciudadanos con un profundo y particular síndrome  de Estocolmo. Más recientemente el propio José Antonio Labordeta, también en la misma cámara tuvo que soportar expresiones del tipo “vete con la mochila a Teruel”, o “¿qué me dices cantautor de las narices?”. Labordeta no aguantó más y los mandó a todos a la mierda, muy incorrecto también, bastante más que el tuit de Toni, y en sede Parlamentaria, pero con el que muchísimos españoles nos sentimos muy identificados entonces y ahora.

Toni se ha equivocado, se equivoca posiblemente varias veces al día, porque es humano. Es humano, actor, cómico, y también Diputado, le pese a quien le pese.

Fernando Iwasaki en el acto que UPyD celebró en Vistalegre el 3 de abril de 2011 con objeto de la presentación de los candidatos de UPyD a las elecciones autonómicas y locales de mayo de ese año, acabó su intervención con unas palabras que no puedo dejar de recordar:

“Tenemos que dirigirnos a nuestros candidatos y exigirles rectitud, decencia y honestidad. A los adversarios, a los rivales, se les puede admirar o no, nos pueden indignar, pero de ninguna manera nos pueden avergonzar porque no son de los nuestros. Sólo uno de nosotros podría arrasarnos de vergüenza a todos. Por eso quiero terminar diciéndoles que la decencia es uno de los más valiosos valores de nuestro patrimonio, tenemos que cuidarla para poder seguir diciendo que estamos orgullosos de pertenecer a Unión Progreso y Democracia” (http://www.youtube.com/watch?v=TIUOEXvYHD8).

Toni puede tener una seguridad: él con todos sus errores no nos avergüenza, muy al contrario nos hace sentirnos orgullosos. Él en sí mismo es el paradigma del conjunto de UPyD, es un marciano que ha llegado donde no se le esperaba para defender principios y no para pastelear con ellos. Debe saber que la mayoría preferimos estar representados por alguien que no piensa dos veces lo que escribe porque al albergar la verdad en su corazón no teme que su lengua o sus tecleos lo traicionen, que por alguien que lo tiene que pensar todo mil veces, que tiene que medir sus palabras, o que prefiere no decir nada sustancial o no abrir la boca, hasta el punto de tenerlo que llevar a rastras a dar la cara, por todo lo contrario.





(Los datos utilizados en este articulo proceden en su mayoría del siguiente informe de Borja Ventura publicado en Terra: http://noticias.terra.es/cuatro-diputados-rasos-no-han-presentado-una-sola-iniciativa-en-el-congreso-en-lo-que-va-de-legislatura,d6e5c1032c4ee310VgnVCM4000009bcceb0aRCRD.html)

16 comentarios:

Beni dijo...

Fantástico Paco. Lo comparto con tu permiso.
En otros círculos se ha comentado esto mismo como la teoría del espejo, y es que tanto en el congreso, como en su vida cotidiana, Toni, con su coherencia propone un espejo donde una gran parte de los diputados y ciudadanos no quieren mirarse y por supuesto, intentan romper como sea.

Francisco José González dijo...

Hola Beni, no había oido lo d ela teoría del espejo, pero ilustra muy bien lo que pasa. Muchas gracias por tus palabras. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Genial artículo Paco. En UPyD, independientemente de los ideales de cada uno, conseguís que el pueblo pueda identificarse con sus políticos, cosa impensable en otros partidos. Os animo a seguir así por favor

Anónimo dijo...

Paco, eres un crack igual que Toni, mi admiración para los dos ;)
Nacho Alejo.

Guillermo Ferrer dijo...

Pues no estoy de acuerdo: Evidentemente, se ha exagerado la importancia de esta ultima, pero los errores de toni canto ne twiter no son ya ni uno ni dos, sino bastantes mas, lo que parece indicar que no aprende de sus errores.

Y en cuanto al dato de que lleva 25.000 twits, no se si es bueno o malo. Si lo dividimos entre los aproximadamente 700 dias de legislatura que llevamos salen unos 35 twits al dia....

¿De verdad es eso una virtud? Para mi al menos no. Prefiero que escriba muchos menos, y que estos esten justificados, y desde luego pensados antes.

Alfonso Aznar Mata dijo...

Me encanta, Paco, como todo lo que te he leído. Y muchas gracias por plasmar con palabras muchos de nuestros sentimientos

Francisco José González dijo...

Muchas gracias por vuestras palabras, anónimos y Alfonso.

Francisco José González dijo...

Guillermo, si el hecho de escribir esos 35 tuits diarios le impidiera hacer su trabajo, quizá te tendría que dar la razón, pero evidentemente no es el caso. Los datos están ahí. Que se tiene que pensar las cosas al menos dos veces antes de teclearlas, seguro, pero, sin justificarlo, insisto en que es un mal menor y artificialmente sobredimensionado. Yo no voy a caer en la trampa.

Anónimo dijo...

Extraordinario artículo. Lo ha clavado por completo. No tengo manos suficientes para aplaudirle porque estoy absolutamente de acuerdo hasta en la última coma. Quizá sea este uno de los mejores (quizá el mejor) artículos que he leído en los últimos tiempos. Y no se puede tener más razón. Menos mal que hay gente que piensa con sentido común y que está hartísima del papanatismo y de los cantamañanas que son los políticos profesionales. Si en vez de uno, hubiera 50 Tonis en el congreso, España sería otro país. Mucho mas parecido a Noruega que a Marruecos, que es a lo que parece ahora.

Juan Carlos Ceballos Romero dijo...

Por más vueltas que le doy no encuentro la idoneidad en los comentarios del ex directivo de marca España y del alcalde valenciano que mandaron a los catalanes a la mierda. Considero que un cargo público no puede pensar o hacer lo primero que se le pase por la cabeza. Luego ocurre que a Ms Leire se le atiza por la gansada del "acontecimiento planetario". Este señor ya tiene antecedentes, y una red social como Twitter no creo que sea el ámbito apropiado para comentarios politicos, repito, de un cargo público. Un poco de humildad.

manuel alonso( afiliado a UPyD) dijo...

Muy bueno y detallado. Si esto de Toni es ser populista y demagogo, yo tambien lo soy, por que, como humano comete errores y de sabios es rectificar.

Francisco José González dijo...

Estimado Sr. Ceballos: Yo tampoco encuentro la idoneidad en los comentarios de Toni Cantó, ni creo que en el artículo se pretenda justificarlos. De lo que trata el artículo, y no es necesario leer entre líneas, es de si la reacción suscitada en medios y RRSS es proporcional al hecho, o está magnificada por intereses partidistas. Y eso creo que queda demostrado.

Francisco José González dijo...

Estimado Sr. Ceballos: Yo tampoco encuentro la idoneidad en los comentarios de Toni Cantó, ni creo que en el artículo se pretenda justificarlos. De lo que trata el artículo, y no es necesario leer entre líneas, es de si la reacción suscitada en medios y RRSS es proporcional al hecho, o está magnificada por intereses partidistas. Y eso creo que queda demostrado.

Jorge Castro dijo...

Una crítica-sugerencia: creo que la entrada es excesivamente larga, y lo es porque mezcla dos temas (ataques a Toni y diputados poco trabajadores -en apariencia-). A mitad de entrada, he asumido que me había quedado con la idea de fondo y he dejado de leer.
A mí no me cuenta (casi) nada nuevo porque soy activo tanto en política en general como en UPyD en particular, pero si esto ocurre a gente menos informada.... y usted tiene una cierta proyección pública con lo que puede ocurrir perfectamente.
Nada más, saludos y buen trabajo.

Francisco José González dijo...

Muchas gracias, Jorge.

Tienes toda la razón..., seguro.

María José Martinez dijo...

Totalmente de acuerdo. Ya podía haber más diputados como Toni Cantó. Me ha encantado el artículo con la aplastante realidad de todos los datos aportados.